Notícies

Actualitat AISLOPD

¿Qué es el derecho a la portabilidad?

La sociedad está regulada por derechos y obligaciones. Podemos pedir y exigir lo que nos corresponde, pero también debemos asumir unos compromisos. Vivimos en un equilibrio constante.

Estos derechos y obligaciones están regulados por leyes, normas, reglamentos... Y el que nos afectará a nosotros, y de lleno, a partir del 25 de mayo de 2018, será el nuevo Reglamento general de protección de datos.

Si hasta ahora la LOPD actual reconocía los derechos ARCO (acceso, rectificación, cancelación y oposición) en lo que respecta al tratamiento de nuestros datos, en dos meses podremos sumar el derecho a la portabilidad.

Este nuevo derecho, según el artículo 20 del Reglamento General de Protección de Datos, complementa el derecho de acceso, ya que permite a las personas obtener los datos que han proporcionado a una entidad / empresa / organización (responsable del tratamiento) en un formato estructurado, de uso común y de lectura mecánica.

Es decir, podremos reclamar nuestros datos y además nos los deberán facilitar en un dispositivo privado (tipo USB) o en una nube privada, sin pasar por un tercero.

Así mismo, estos datos también se podrán transmitir directamente de una entidad o empresa a otra, sin necesidad de ser entregados al propio usuario, siempre que esto sea técnicamente posible. El Reglamento abre así la posibilidad, no sólo de obtener los datos y reutilizarlos, sino también de transmitirlos a otro proveedor de servicios. Por lo tanto, el ciudadano tendría dos opciones: la descarga de sus datos o la transmisión de los mismos directamente de una entidad a otra.

El objetivos de este nuevo derecho es "aumentar la capacidad de los usuarios de trasladar, copiar o transmitir sus datos personales fácilmente de un entorno informático a otro", facilitando además el cambio de un proveedor de servicios a otro y reforzando la competencia entre servicios.

Es evidente, pues, que tecnológicamente, todos el mundo se encuentra ante el reto de poder dar respuesta a esta posible petición de un ciudadano. Veremos quien está a la altura.

El derecho a la portabilidad de datos se podrá ejercer en los siguientes casos:

- Cuando el tratamiento de datos se efectúe por medios automatizados.

- Cuando el tratamiento se base en el consentimiento o en un contrato.

- Cuando el usuario lo solicite respecto a los datos que él mismo haya proporcionado a quien los está tratando y que le conciernan, incluidos los datos derivados de su propia actividad.

No obstante, no será aplicable en los siguientes supuestos:

- Datos que el usuario haya facilitado sobre terceras personas.

- En el caso que el usuario haya solicitado la portabilidad de datos que le incumban pero que hayan sido proporcionados al responsable a través de terceros.

Sea como sea, la Agencia Española de Protección de Datos, y Windat-aislopd, os recomendamos que empecéis a desarrollar medios que contribuyan a responder a las solicitudes de portabilidad de los datos, como herramientas de descarga y interfaces de programación de aplicación.

¡Que el nuevo Reglamento no os coja desprevenidos!